Packaging sostenible: ¿Qué es y por qué utilizarlo?

¿Por qué un packaging sostenible para mi producto?

Los hábitos de compra de los consumidores están cambiando y cada vez más los compradores se fijan y demandan productos que utilicen un packaging sostenible, prueba de ello son los resultados del estudio europeo realizado en 2021 por Perspectus Global sobre percepción de los envases.

Las conclusiones de este estudio ponen de manifiesto que:

  • 4 de cada 5 consumidores europeos prefieren el envase de papel frente al de plástico.
  • Más de 6 de cada 10 consumidores declara que el impacto medioambiental de los envases afecta a sus decisiones de compra.
  • Más de tres cuartas partes de los compradores estarían dispuestos a pagar más por un packaging sostenible.

Estas son las razones por las que no debes de dejar la oportunidad y tienes que utilizar un packaging sostenible. Sigue leyendo y te explicamos que es un packaging sostenible y cómo conseguirlo.

¿Qué es un packaging sostenible?

Ecodiseño y economía circular son términos que te encontrarás si buscas información sobre packaging sostenible.

El ecodiseño consiste en incorporar criterios ambientales en la fase de concepción y desarrollo de cada producto (bien o servicio), tratando de tomar medidas preventivas con el objetivo de disminuir los impactos ambientales en las diferentes fases de su ciclo de vida, desde la producción hasta la eliminación del mismo.

La economía circular es un modelo económico que prima el aprovechamiento de recursos y la reducción de las materias primas y uso de energías renovables.

Ambos términos están muy relacionados entre sí y son la base para conseguir un packaging sostenible.

Para que un envase sea un packaging sostenible es necesario que cumpla con al menos una de estas características:

  • Reciclable, debe estar fabricado con materia prima que pueda reciclarse en su totalidad o en gran parte de ella.
  • Biodegradable.
  • Fabricado a partir de materiales reciclados.
  • Reutilizable, el diseño debe de contemplar que los usuarios le den varias vidas útiles antes de reciclarlo.

Además, su fabricación, cadena de montaje y transporte deben minimizarse para reducir la huella de carbono.

Materiales sostenibles

Cartón

Es un material reciclable, biodegradable y se descompone en menos de un año en los vertederos.

Nuestra recomendación es que utilices cartón reciclado o que busques un proveedor que te garantice que su materia prima procede de bosques que se gestionan de acuerdo a unos requisitos medioambientales específicos.

Por ejemplo, puedes buscar un proveedor que tenga certificada la cadena de custodia PEFC de sus materias primas y te ayude a obtener la etiqueta PEFC para tus productos.

La etiqueta PEFC en un producto, significa que éste proviene de un bosque con certificación PEFC. Un bosque con certificación PEFC es un bosque que se gestiona de acuerdo a los requisitos ambientales, sociales y económicos más estrictos y que se conservará para futuras generaciones. Además este sello también protege los derechos de los trabajadores en el proceso de producción.

Este cartón tiene como ventajas: la variedad de formas, su precio y su fuerza ya que aguantan bien el peso, las perforaciones y protegen los productos correctamente durante su transporte.

packaging sostenible naranjas torres
Ejemplo de packaging sostenible para la industria hortofrutícola

 

Materiales biodegradables

Los envases biodegradables son una alternativa al plástico de un solo uso. No obstante, si decides apostar por un embalaje biodegradable, analízalo bien e informa a tus compradores sobre cómo reciclarlo de forma correcta.

Están fabricados con materiales que se descomponen de forma natural en un periodo de tiempo relativamente corto.

Pero cuidado, esta descomposición solo se origina si se dan las condiciones atmosféricas apropiadas: una combinación determinada de oxígeno, humedad, aire y temperatura.

Ejemplo de ello son las botellas de plástico biodegradables que sí pueden descomponerse en un vertedero bajo el sol, pero permanecen indemnes durante años si se tiran al mar o un río.

Materiales fabricados a base de plantas o alimentos

Otra opción son los envases fabricados con algas, las cáscaras de plátanos, los hongos o el almidón de maíz.

Este packaging sostenible es compostable, es decir, que con el tratamiento adecuado se descompone. Es una buena opción frente al packaging basado en derivados del petróleo.

Este packaging tiene una desventaja y es que no es un packaging fuerte por lo que debe de analizarse bien que producto tenemos y si es una buena opción.

Es un envoltorio ideal para artículos ligeros que no necesitan cajas de grandes proporciones para su envío, como la ropa o los complementos.

 

Si necesitas ayuda para diseñar tu packaging sostenible en Gráficas Lersi somos especialistas en el desarrollo de este tipo de envases para el sector alimentación, cosmético, cárnicos y hortofrutícola.

Contáctanos y nuestro equipo te asesorará.